Blanca Pastor: «El estudiante es nuestro objetivo principal»

Blanca Pastor, directora del gabinete de psicopedagogía de Nebrija, es licenciada en psicología y especializada en psicología clínica, psicología forense y psicología de las organizaciones. Fundadora de ACOR, empresa especializada en inteligencia humana y corporativa. En la actualidad está dedicada en exclusiva a Nebrija, donde trabaja principalmente con los estudiantes. Su labor consiste en observar, conocer, aprender de la organización y de las personas que forman parte de ella.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentan los estudiantes de grados superiores desde una perspectiva psicopedagógica?

Hay de todo tipo, se encuentran con desafíos profesionales, desafíos académicos y desafíos personales. Cuando el desafío que tienen es académico, lo que necesitan es una mejor planificación, una mejor organización del tiempo. Entonces ellos vienen y trabajamos con esos temas. Si lo que necesitan son habilidades personales, como psicólogos podemos trabajar cualquier habilidad que tengan que desarrollar, como hablar en público o conocerse a sí mismos, confiar más en uno mismo, quererse más, valorarse, todas esas cosas son cosas que nosotros trabajamos con ellos.

También trabajamos mucho en algunas creencias con las que vienen, como ese perfeccionismo que a veces les bloquea y hace que no avancen. O algunas formas de mala planificación relacionadas con las prisas o con no ser capaces de organizarse, que también tiene que ver con las creencias que pueden traer.

En lo profesional también tienen la posibilidad de acceder a un proceso de psicología y coaching que les ayuda a tomar decisiones y que también les hace ver todas sus posibilidades desde distintas perspectivas y puede abrir la posibilidad a un cambio que ellos decidan hacer. Hay para todo lo que necesiten.

«Hemos desarrollado un gabinete para los estudiantes, a su medida»

¿Qué hace de Nebrija una institución diferente en este aspecto?

Lo diferente es que ellos decidieron que se hiciera un gabinete para los estudiantes. Yo creo que esa es la clave. Nosotros no hemos desarrollado nada para los psicólogos, hemos desarrollado algo para los estudiantes y para la organización, entonces lo hemos hecho a medida. Analizando exactamente lo que es esta organización, lo que pretende y lo que quiere.

El primer día, cuando me reuní con el presidente de la universidad, me “quiero que los buenos también quieran venir a estudiar a Nebrija”. Para eso tú tienes que tener un gabinete donde los buenos también tengan algo que hacer o pueda ser de su interés y les podamos ayudar a ser mejores. Les recibimos enseguida, les atendemos enseguida y les dedicamos tiempo. Bueno, es que son las personas que más queremos en la organización, nuestros estudiantes.

¿Cómo se lleva a cabo la detección temprana de trastornos del comportamiento o dificultades de aprendizaje en el instituto?

Tendríamos que hablar en los distintos momentos de aprendizaje porque es muy distinto. Generalmente el déficit de atención se detecta de pequeños, de niños. Claro, ahí es donde empiezan los problemas para diagnosticarlo. ¿Cómo diferencias que ese niño todavía no es lo suficientemente maduro y por eso se mueve tanto y por eso no se concentra? ¿Cómo lo diferencias del niño que de verdad tiene un déficit de atención? Es muy difícil. Creo que hay muchos diagnósticos erróneos. Si esos diagnósticos se hicieran a los 14 o 15 años no habría ningún problema, pero es que se están haciendo con 6 años. Ahí es donde está el problema y por eso hay muchos diagnósticos que podrían no ser déficit de atención. En general, lo que hay que hacer con los déficits de atención es entenderlos, porque cada uno es distinto y, por tanto, esa personalización que hacemos aquí es tan importante, para que esa persona tenga las mejores posibilidades.

Lo que se intenta es ponerle al mismo nivel que las personas que no tienen déficit de atención. Hay algunas medidas, tanto en el aula como en los exámenes o en la forma de tratarle que tenemos que tener en cuenta. Teniendo en cuenta eso, ya es bastante fácil, porque ya están igual que el resto y no van a tener especiales problemas.

«El estudiante es nuestro objetivo principal, y nuestro aliado en ese sentido es el profesor»

¿Cómo se prepara y sensibiliza al profesorado para trabajar con estudiantes que presentan trastornos del comportamiento o dificultades de aprendizaje?

Tenemos tres medidas. Una es la adaptación curricular, un informe que reciben de los estudiantes donde no se habla de lo que le pasa a ese estudiante, pero sí se piden unas medidas de corrección para que ese alumno esté bien. La segunda es, cualquier profesor puede acceder a nosotros con cualquier duda que tenga o cualquier cosa que necesite sobre ese alumno y le apoyamos totalmente.

Otra cosa son las formaciones que hacemos cada año, para formarles justo en los trastornos o problemas que tienen nuestros estudiantes. Por último, tienen la posibilidad siempre de reunirse con nosotros y hablar de lo que les esté pasando. Para nosotros el estudiante es nuestro objetivo principal, y nuestro aliado y la persona más cercana en ese sentido es el tutor o profesor.

¿Qué servicios de apoyo emocional y psicológico están disponibles para los estudiantes?

Posibilidades, si es de psicología, todas. Ellos en realidad solo tienen que dirigirse a nosotros. Pueden venir en cualquier momento. También desde la pandemia se empezaron a generar muchas reuniones online porque era necesario y se ha quedado, ya que puede ser un estudiante que esté fuera o que esté haciendo el curso online. También ellos tienen acceso al gabinete. Y lo que puede trabajar es que todo lo que necesite y que tenga que ver con la psicología.

Hay que tener en cuenta que nosotros no nos dedicamos a la curación de la enfermedad, si no a la detección. A veces los problemas psicológicos parten del hecho de que tú detectas que algo no va bien.

 Además, tenemos asistencia clínica. Cualquiera podemos detectar, evaluar y diagnosticar. Entonces, le pedimos al estudiante que acuda a los servicios clínicos que tenga a su disposición, y hacemos un pequeño informe para el psiquiatra, para el psicólogo sanitario, clínico o el profesional al que tenga que ir. En ese informe decimos lo que nosotros hemos detectado para que ese profesional tenga también un apoyo para seguir.

Carmen Fernández: «Van a tener esas capacidades para poder desenvolverse, sea en el ámbito que sea»

Carmen Fernández, coordinadora de los grados de sanidad que comenzarán a impartirse en el Instituto Nebrija de Formación Profesional a partir del curso 2024-2025, cuenta qué pueden esperar los futuros alumnos. Un proyecto sólido que se llevará a cabo en un centro totalmente nuevo equipado con la última tecnología y un cuerpo docente con experiencia profesional y vocación de profesorado.

¿Cuál ha sido tu trayectoria antes de hacerte cargo de la coordinación del área de sanidad en Nebrija?

Soy licenciada en ciencias ambientales y siempre con mucha idea de laboratorio, de experimentación. Era lo que me llamaba la atención, estar en el laboratorio trabajando. Cuando termino la carrera me especializo con un máster en biología de la conservación y entro en la universidad en un grupo de investigación. Entonces estoy una serie de años aprendiendo, sigo trabajando en el laboratorio, aprendiendo técnicas de laboratorio,

Y al final la realidad es que estando en el laboratorio, vienen los alumnos de farmacia, y empiezo a descubrir la docencia.  Me pongo a trabajar para Fenosa, impartiendo dinámicas en diferentes institutos y centros de formación profesional. Ahí descubro la formación profesional y me doy cuenta de que puedo unir la docencia y la parte del laboratorio, que era lo que a mí más me gustaba.

Comienzo a trabajar en un centro de formación profesional como docente en el área sanitaria durante diez años, los últimos siete compaginando la docencia con la jefatura y coordinación del área de sanidad.

¿Cuáles son tus objetivos como coordinadora de los grados superiores de sanidad?

Lo importante es que los alumnos salgan con todas las herramientas que les permitan luego ponerse en un puesto de trabajo y ser independientes, porque al final ellos desarrollan un trabajo muchas veces muy autónomo.

No puedes estar constantemente preguntándole a tu supervisor hago esto, hago lo otro. Ellos tienen que tener todas las herramientas, la seguridad de trabajar, de estar en un laboratorio, de estar en un hospital, en un geriátrico o una clínica dental. Así que el objetivo es que los alumnos salgan con todas las herramientas que les permitan luego ponerse en un puesto de trabajo.

«Es verdad que hay determinados módulos que tienen una carga importante teórica porque tienes que trabajar sobre una base, pero luego siempre llevado a la práctica»

¿Qué metodologías o enfoques pedagógicos consideras esenciales en la educación sanitaria?

Yo creo que lo que ya se hace aquí. Ese aprendizaje por proyectos, que al final es lo que te va a ayudar a aprender haciendo. Estas son profesiones muy manuales, de aprender protocolos, pero, sobre todo, muy prácticas.

Es verdad que hay determinados módulos que tienen una carga importante teórica porque tienes que trabajar sobre una base, pero luego siempre llevado a la práctica. Tú en un laboratorio trabajas de una manera y, si te cambias de trabajo y te vas a otro laboratorio, te van a cambiar completamente la manera de trabajar. Entonces es importante que ellos desarrollen todas sus competencias, todas sus habilidades y tengan la base técnica.

¿Qué competencias y habilidades clave esperan que desarrollen los estudiantes al concluir sus estudios?

Generalizar es un poco complicado porque son ciclos muy diferentes, pero creo que es importante que ellos se sepan mover en el lugar de trabajo. Si se encuentran en un futuro con algo que no reconocen, sepan buscar y tener el criterio de decidir. O sea, tener un criterio también científico, un criterio sanitario. Saber discernir qué es real y qué no lo es, porque hay mucho bulo. Ser críticos e independientes en su trabajo.

Tienes que tener la seguridad de saber que lo vas a hacer bien, que no le vas a hacer daño a un paciente y que has adquirido esas capacidades.

Esa confianza sí me gusta mucho. Que se crean lo que son, que al final muchas veces la formación profesional está un poco denostada. Siempre nos fijamos en la universidad, pero al final ellos terminan siendo técnicos profesionales.

Van a tener esas herramientas para, sea el ámbito que sea, tener las capacidades de desenvolverse.

¿Cómo se fomentará la innovación y la investigación en los estudiantes?

Sería muy bueno el poder desarrollar un proyecto en común de todo el año en el que vayamos uniendo los diferentes módulos, las diferentes competencias de cada módulo para desarrollarlo. Y creo que siempre hay que intentar fomentar que tengan ese carácter científico innovador.

Yo suelo dar en primero y segundo. En primero no tienen ni idea y están muy preocupados. Y cuando están en segundo y vamos a alguna charla o a una universidad, se sorprenden ellos mismos de cuánto han aprendido.

Es un trabajo de día a día y la suma de todos los docentes, que les vayan guiando en ese carácter científico, en esas ganas de investigar.

«Van a encontrar en el aula gente especialista en las diferentes materias, que ha estado en contacto con la parte profesional y con ese carácter docente de ser un guía»

¿Por qué estudiar en Nebrija?

Por el programa educativo, ese trabajo por proyectos. También se van a encontrar en el aula gente especialista en las diferentes materias, que ha estado en contacto con la parte profesional y que, además, son docentes con ese carácter de ser un guía que te acompaña.

 Y las instalaciones que, al final, van a ser las que va a aunar todo esto. El tener en mi aula una oficina de farmacia, un gabinete bucodental con sillones dentales, los laboratorios equipados con todo el material necesario para que ellos puedan practicar y se sepan mover para que, cuando lleguen a las prácticas, no se sientan raros. Todo se está haciendo para que la práctica sea algo real.

Silvia Robador: «Aprender haciendo. Trabajamos por proyectos para prepararte para el mundo real»

Toda una carrera profesional dedicada a la educación. Silvia Robador Cristofol, directora del Instituto Nebrija de Formación Profesional, cursó estudios de Pedagogía y pasó por instituciones tales como Sage, Criteria Formación e IMF, donde ejerció como directora de Formación Profesional durante cinco años antes de ponerse al frente del proyecto educativo de Formación Profesional en Nebrija. En 2021 tomó las riendas de un nuevo proyecto con cuatro titulaciones y medio centenar de alumnos. Tres cursos después, el centro cuenta con más de 600 alumnos y 13 titulaciones, que se ampliarán el próximo curso con el inicio de seis nuevos grados de la rama de sanidad y un nuevo campus en el centro de Madrid.

¿Qué diferencia al Instituto Nebrija de Formación Profesional de otras instituciones?

Yo creo que, a cualquier entidad, lo que la diferencia de las otras son las personas. En el Instituto tengo la suerte de contar con un gran equipo de profesionales, tanto los profesores, como el personal de administración y servicios. No sólo tienen la formación que les acredita y que se les presupone, sino que además están altamente implicados y se nota que su vocación es la formación. Y trasladan a los alumnos su experiencia profesional.

En nuestro caso, otra diferencia respecto a los demás institutos de FP, es que pertenecemos a un grupo educativo con una dilatada experiencia en educación superior y que siempre se ha identificado con la excelencia, como es el caso de la Universidad Nebrija.

¿Qué tiene para ofrecer el centro a los alumnos que decidan iniciar sus estudios aquí?

Nosotros les ofrecemos vivir la experiencia Nebrija. Los alumnos no sólo se formarán en una titulación oficial en el centro de Madrid, sino que, además, podrán beneficiarse de las ventajas de pertenecer a la comunidad Nebrija: Clubes deportivos, gabinete psicopedagógico, Erasmus y otras movilidades internacionales, posibilidad de sacarse certificaciones de inglés y de informática, biblioteca, centro de escritura, cuenta Office 365, campus virtual, club de antiguos alumnos, etc.

¿Qué tipo de enseñanza van a encontrar aquí?

En el instituto impartimos ciclos de Grado Medio, de Grado Superior y Cursos de especialización. Los cursos de especialización son los Masters de la FP, quizá aún poco conocidos, a los que pueden acceder los alumnos tras terminar un Grado Medio o un Grado Superior.

En cuanto a las áreas, impartimos titulaciones del área de Administración y Gestión (Administración y Finanzas), del área de Comercio y Marketing ofrecemos tres titulaciones (Marketing y Publicidad, Comercio Internacional y Transporte y Logística). Con Comercio Internacional y Transporte y Logística el alumno puede conseguir un doble grado en tres años.

Una de nuestras áreas más demandadas es la de Informática y Comunicaciones, en la que tenemos el Grado Medio de Sistemas Microinformáticos y Redes; los Grados Superiores de Administración de Sistemas Informáticos en Red, de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (DAM) y Desarrollo de Aplicaciones Web (DAW). Con DAM y DAW los alumnos también pueden obtener un doble grado en tres años. Y en el área de informática es donde los alumnos pueden continuar sus estudios con los ciclos de especialización que te comentaba, con áreas tan demandadas ahora como Ciberseguridad, Inteligencia Artificial, Big Data, Videojuegos.

Para el próximo curso académico, ampliamos nuestra oferta, con la apertura de un nuevo centro especializado en el área sanitaria, en el que vamos a impartir: los Grados Medios de Cuidados auxiliares de enfermería y Farmacia y parafarmacia; los Grados Superiores de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico, Laboratorio Clínico y Biomédico (estos también permiten un doble grado), Higiene Bucodental y Dietética.

Toda la oferta tanto en modalidad presencial como en modalidad online.

Como ves, la oferta es muy amplia y cada año la ampliamos para poder dar respuesta tanto a los alumnos como a la demanda de las empresas. Ya estoy pensando en los próximos a incluir, anunciados por el Ministerio, como los cursos de especialización de SEO, SEM y de Redacción de contenidos digitales para los alumnos que hayan finalizado el Grado Superior de Marketing y Publicidad y en otros posibles en un futuro como Farmacia hospitalaria para los que finalicen el Grado Medio de Farmacia y parafarmacia.

¿Cómo es el día a día de los alumnos?

Eso quien mejor te lo podría decir es alguno de ellos. De hecho, yo siempre animo a los posibles futuros alumnos y a sus padres a que pregunten a los alumnos por su experiencia en el instituto, que les den su opinión, que vengan al centro y puedan venir de oyentes a una clase o que venga a la feria de AULA en Ifema para que los propios alumnos les expliquen qué hacen en las clases.

Pero, básicamente, su día a día es aprender haciendo. Es decir, no vienen a escuchar la típica clase magistral y aprender cosas de memoria para aprobar un examen, sino que trabajan por proyectos. Eso les motiva mucho más y tiene mucho más sentido, ya que les preparamos para lo que les van a pedir las empresas.

En el caso de la modalidad online es diferente. Normalmente se trata de personas de mayor edad que trabajan y quieren formarse para especializarse y complementar sus estudios o para cambiarse de sector y necesitan poder compatibilizar la formación con su trabajo. Por ello, además del contenido que tienen en la plataforma virtual, les ofrecemos clases online en directo en horario de tarde que se quedan grabadas para su posterior consulta si no han podido asistir y algunas sesiones presenciales los sábados. Siempre, claro está, cuentan con el apoyo del tutor al que pueden consultar sus dudas.

¿Qué importancia se da en el INFP a la parte práctica?

La práctica es lo primero. Como te decía, nosotros creemos en el aprendizaje basado en proyectos. Pero no solo tienen la práctica en nuestra metodología, sino que los alumnos hacen prácticas presenciales en las mejores empresas de cada sector. En Nebrija nuestro cliente no es sólo el alumno sino las empresas. El grupo educativo ha establecido convenios con más de 9.000 empresas para poder ofrecer a los alumnos unas prácticas de calidad. Es muy común que en la misma empresa donde realizan las prácticas, les ofrezcan quedarse a trabajar.

Además, pueden realizar las prácticas en el extranjero, ya que somos centro Erasmus.

¿Qué tipo de actividades complementarias se ofrecen al alumnado?

Les ofrecemos clases extraescolares de inglés, para que puedan mejorar su nivel y, si quieren, obtener una certificación oficial. También pueden apuntarse a los clubes deportivos de Nebrija.

También pueden asistir a algunas de las charlas y eventos que se organizan desde la Universidad Nebrija. Ese contacto con la Universidad les motiva para que se animen a continuar con sus estudios.

Como experiencia internacional, además del Erasmus, tenemos un acuerdo con un College de Canadá y los alumnos, al finalizar su titulación de España, pueden ir a cursar unos módulos en Canadá y obtener otra titulación en cuatro meses.

¿Qué consejo le darías a los futuros alumnos?

Que todos los itinerarios formativos son válidos y que no se pongan límites. Es decir, no porque hagan FP son mejores o peores estudiantes, ni tienen que elegir entre FP o Universidad. El alumnado que hace FP también accede a la Universidad y, además, esa formación previa en FP le sirve para saber lo que le gusta y lo que no, para madurar, para tener una base de conocimientos y de experiencia práctica mucho más sólida y que les ayuda a superar con éxito los estudios universitarios.

También les recomendaría que tengan alguna experiencia internacional, bien con Erasmus o trabajando un año en el extranjero.

¿Cuáles son los planes de futuro para el Instituto?

Incrementar la oferta formativa para los alumnos con nuevos cursos de especialización, titulaciones de otras áreas y abrir nuevos centros para poder dar respuesta a la demanda que tenemos. También continuar ampliando nuestras alianzas con socios estratégicos para ofrecer ese valor añadido a los alumnos.

¿Por qué elegir Nebrija?

Por nuestra dilatada experiencia en ofrecer una formación superior de calidad y en la que se persigue la excelencia. Porque podrán continuar con sus estudios accediendo a la Universidad. Por todas las ventajas que te he explicado antes de pertenecer a la comunidad Nebrija y de vivir la experiencia Nebrija.

Y lo más importante es que, no sólo los preparamos para que obtengan el título oficial, sino que les formamos para mejorar su empleabilidad y fomentar su emprendimiento en las áreas que están demandando las empresas y en competencias transversales.

El Instituto Nebrija de Formación Profesional impartirá grados de la rama de sanidad a partir del curso 2024/2025

Desde que el Instituto Nebrija de Formación Profesional (INFP) abriese sus puertas en 2021 con cinco titulaciones y 54 alumnos matriculados, ha experimentado un crecimiento que corresponde a la dedicación y las ganas de crecer de la institución. Es por eso que, a partir del curso 2024/2025, este esfuerzo verá su continuación con la inauguración de un nuevo centro y la inclusión en el plan formativo de seis grados de la rama sanitaria, una de las más demandadas profesionalmente.

Estas seis titulaciones estarán repartidas en cuatro grados superiores y dos grados medios, ampliando así la oferta con un nuevo nivel educativo. Dichos cursos comprenden un amplio espectro del mundo sanitario, proporcionando a los futuros alumnos todas las opciones, en un campus de última generación y con el sello de garantía de Nebrija.

Grado Superior Anatomía Patológica y Citodiagnóstico

Los objetivos del grado son la obtención y distribución de muestras biológicas, la verificación del funcionamiento de los equipos, el acondicionamiento de las muestras para su estudio y la aplicación de técnicas de análisis genético.

Grado Superior Laboratorio Clínico y Biomédico

Los alumnos aprenderán sobre la gestión de muestras biológicas, técnicas generales de laboratorio, biología molecular y citogenética, técnicas de inmunodiagnóstico y microbiología clínica, entre otras.

Grado Superior Higiene Bucodental

Entre las enseñanzas impartidas se encuentran el estudio y exploración de la cavidad oral, la intervención bucodental, la epidemiología y educación para la salud oral o la fisiopatología general.

Grado Superior Dietética

Los conocimientos en alimentación equilibrada, dietoterapia, control alimentario o fisiopatología aplicada a la dietética son parte de los contenidos impartidos en esta titulación.

Grado Medio Cuidados Auxiliares de Enfermería

Quien curse este grado, obtendrá conocimientos en la preparación de materiales de la consulta, aplicación de cuidados auxiliares al paciente, prestación de cuidados psíquicos mediante técnicas de apoyo psicológico y realización de tareas de instrumentación en equipos de salud bucodental.

Grado Medio Farmacia y Parafarmacia

Parte de los conocimientos que se adquirirán en este título son la disposición y venta de productos, dispensación de productos farmacéuticos y parafarmacéuticos, operaciones básicas de laboratorio y anatomofisiología y patologías básicas.

La sanidad es uno de los sectores más demandados actualmente tanto a nivel académico como laboral, y Nebrija quiere formar parte del camino de todos aquellos que quieran dedicar su vida a una labor tan valiosa y necesaria. Es por eso que, todos aquellos que decidan iniciar su camino en el INFP, disfrutarán de un entorno y unos profesores inmejorables para lograr los objetivos que se hayan propuesto.

Elige llegar antes con el Instituto Nebrija de Formación Profesional.

Alfonso Cintas: “Todo lo que vivimos se impregna en nuestras historias”

Alfonso Cintas, madrileño nacido en 1984, es profesor de inglés en Institutos Nebrija. Estudió Publicidad y Marketing, Telecomunicaciones y Traducción e Interpretación. Precisamente, a raíz de traducir textos durante la carrera surge una vocación de escritura ya explorada desde su adolescencia, escribiendo relatos y poemarios. Hace dos años comenzó a gestar la idea de escribir una novela que, a día de hoy, se ha convertido en Dependienta Busca Maniquí, la primera de la Trilogía Maniquí.

Alfonso Cintas, con su libro Dependienta busca maniquí

¿Cuál ha sido el camino que te ha llevado a la enseñanza?

Trabajé durante 15 años en el departamento de marketing de una empresa aseguradora, con la que llegué a un acuerdo para rescindir mi contrato por una reestructuración interna. El marketing tiene una importante parte pedagógica que disfruté estando al frente de un pequeño equipo de personas. Tras la rescisión decidí tomarme un año sabático y una amiga me sugirió cursar el máster de profesorado. Hace ya cinco años que comencé a impartir clases y, aunque no lo tenía en mente, ha sido una casualidad muy positiva.

¿Por qué en Nebrija?

Fue la institución en la que estudié el máster. Un muy buen expediente académico y mantener el contacto con mis profesores hizo que me llamaran por mi experiencia. Por eso le recuerdo siempre a los alumnos la importancia del expediente.

¿Dirías que ser profesor ha tenido influencia en tu escritura?

Todo lo que vivimos se impregna en nuestras historias y nuestros personajes. Aunque muchos autores digan que aquello sobre lo que escriben no tiene nada que ver con ellos, escribimos acerca de lo que conocemos. Mi etapa como docente ha influido en hacer un producto orientado a un público más juvenil, pensando en un producto transmedia. Los jóvenes piensan, escriben y sienten de maneras distintas a nosotros.

¿De dónde viene la vocación de escritor?

Desde pequeño me encantaba leer y tenía un mundo paralelo en el que coexistíamos yo por un lado y por otro un personaje que me inventaba y con el que disfrutaba de historias dentro de mi cabeza. Esa dualidad de ficción y realidad en la vida es la que permite a los escritores fomentar la creatividad que también me sirvió en mis años en marketing.

Salvo que un escritor escriba de forma autobiográfica, necesita una importante parte creativa. Más aún si hablamos de libros de ficción. Desde pequeño he sido muy creativo y este libro me ha permitido plasmarlo. Hasta ahora no lo había hecho de forma profesional, solo por placer. Esta vez también ha sido por placer, pero con un objetivo de darlo a conocer para convertirlo en producto.

«Sacas tiempo de donde no lo hay, pero ha sido compaginar dos trabajos a jornada completa«

¿Ha supuesto un reto compaginar la enseñanza con la escritura de esta primera novela? Escribir un libro es muy fácil. Sin embargo, escribirlo de forma que alguien piense objetivamente que está bien, un libro bien hilado de novela negra, con muchos personajes y una trama que se va enredando no es una tarea baladí. Me ha llevado todo un año poder escribirlo, aunque sarna con gusto no pica. Sacas tiempo de donde no lo hay, pero ha sido compaginar dos trabajos a jornada completa. Además, tiene la dificultad añadida de ser una trilogía, por lo que todo lo que escribes debe estar muy orientado y estructurado hacia lo que viene después.

¿Tenías claro que sería una trilogía antes de comenzar con el primero?

Estaba muy pensado. Quería hacer una primera novela a fuego lento en la que se detalla muy bien la vida de los personajes y qué los lleva al punto de partida del segundo libro. Todo está pensado para generar lo que se conoce como “suspense diferido”, haciendo que se quiera cada vez más, y eso hay que ir racionándolo. Estaba todo estudiado para que fueran tres partes.

Para comprender el sacrificio detrás de una pasión, ¿cuánto tiempo le has dedicado?

No te exageraba cuando te decía que era un trabajo a jornada completa más, aproximadamente echaba ocho horas diarias. Si terminaba de trabajar a las tres, me ponía a las cinco tras comer y descansar un poco y escribía hasta pasada la medianoche de manera intensiva. Había fines de semana de dedicación total, pero también días de desconexión porque no somos máquinas de generar ideas, hay días en los que no viene la inspiración. Tú puedes tener todo muy bien pensado, pero luego hay que desarrollarlo. También forma parte del trabajo pensar y quedarte en blanco.

¿Qué has aprendido durante este proceso de creación?

Al principio era muy purista con los detalles. Por ejemplo, cada párrafo tenía que acabar justo en el final de página para que no quedaran líneas viudas. Luego descubrí que el editor corrige una palabra o usa un programa de diseño que cambia todo. He aprendido a centrarme en el contenido, plasmar la idea. Dejarlo todo bonito es tarea de otros.

También aprendí que no hay que ser escritor brújula, según va viniendo la inspiración. Quizás es por la complejidad de la novela negra, que cambia todo en cuanto se modifica un matiz. Yo no había planificado todo, como los personajes secundarios. Por supuesto hay líneas paralelas que se te ocurren sobre la marcha y puedes meter. Pero, al menos en mi caso, pensar y repensar todo antes de hacerlo, ahorra muchísimo trabajo.

Alfonso Cintas en el Instituto Nebrija de Formación Profesional

«Quería aunar todos mis conocimientos del marketing en una novela en la que se mezcla el erotismo, la muerte, el amor…«

¿Cuáles han sido tus inspiraciones para esta novela?

La gente me pregunta cómo un hombre puede haber narrado en primera persona en nombre de una mujer. En primer lugar, pensé la historia basándome en sentimientos, no en géneros. Está pensada para mujeres, pero cualquier persona que haya sentido recelo de cualquier tipo puede sentirse identificada. Varias amigas a lo largo del tiempo me hacían comentarios del estilo “mataría a mi ex”. Y me planteé que mucha gente tiene ese pensamiento intrusivo y quizás alguien en la ficción podría dar vida a todas esas mujeres que jamás lo harían en la vida real. De ahí surgió la idea de crear este personaje que se convierte una asesina en serie.

Quería aunar todos mis conocimientos del marketing en una novela en la que se mezcla el erotismo, la muerte, el amor… Son las cosas que mueven el mundo. Somos dolor y pasión. Y todo eso confluye en una novela que empodera a la mujer.

¿Cuáles son los planes ahora que ya está publicada Dependienta Busca Maniquí?

Soy muy introspectivo y me gusta mucho hablar de sentimientos. Tengo poemarios, algunos actualmente en concursos. Quería dar visibilidad a todo eso que tenía guardado y la gente de mi alrededor me decía que debía intentar sacar a la luz. Ahora, además de las siguientes partes de la trilogía, tengo un par de borradores más pendientes de publicación.

Aunque esta novela funcionase bien, ¿seguirás enseñando?

Siempre. La vida es enseñanza y el marketing es saber enamorar o desenamorar. No sé si podría mantener dos trabajos a jornada completa. Si me viese obligado a elegir uno, elegiría la escritura. Pero la enseñanza me satisface y creo que hay que tener un espacio para dedicar a cosas que, sin ser necesariamente ocio, sí son placenteras. Así que, quizás no al ritmo actual, seguiría enseñando. Lo importante es que, hagas lo que hagas, sea de forma que te haga feliz.

Graduación

La emoción y el júbilo protagonizan la graduación de la primera promoción del Instituto Nebrija

Sin duda, el 23 de junio de 2023 será una fecha que la memoria colectiva del Instituto Nebrija de Formación Profesional tendrá grabada para siempre. Ese día se celebró la graduación de la primera promoción de alumnos del Instituto. Los primeros 52 estudiantes. Un maestro jamás olvida a sus pupilos; pero, como confesó Silvia Robador, directora del Instituto Nebrija de Formación Profesional, a la hora de dar por inaugurada la ceremonia, “los primeros siempre ocuparán un lugar especial” en su corazón y en el de toda la comunidad Nebrija.

La ceremonia de graduación arrancó con puntualidad británica, con el cortejo de profesores entrando en el salón de actos del campus de Arturo Soria y bajo los acordes del Veni Creator entonado por la Coral Laudate. Una vez finalizado el himno litúrgico atribuido a Rabano Mauro, Robador presentó a Paula San Luis, directora de CaixaBank Dualiza y madrina de la promoción.

San Luis felicitó a los alumnos por su titulación, “por abrir la primera puerta al mercado laboral y por haber elegido una modalidad de formación que, hoy en día, es sinónimo de empleabilidad. No hay día, no hay semana que no veamos en la prensa o en la televisión que se hable de formación Profesional. Antes no se hacía. Hoy se recoge y se ve como una de las vías necesarias que tiene ahora mismo este país para incrementar su productividad y para mejorar la cuestión social”.

Destacó la directora de CaixaBank Dualiza que no se trata de palabras vacuas, no. Es una cuestión de datos. “El 40% de los alumnos que titulan en FP encuentran trabajo el primer año de haber titulado y el cuarto año el 76% está trabajando. Esa media es bastante superior a la universidad. Pero si nos quedamos en determinadas familias profesionales y en grados superiores, prácticamente las que habéis cursado vosotros hay una empleabilidad casi completa”.

La FP vive un momento dulce

Sin duda, la FP vive un momento dulce. “Es la única modalidad formativa en la que crece el número de matriculados. Hay 26 familias profesionales que forman un amplio abanico y las empresas se dan cuenta de la necesidad de la formación profesional, pero todavía nos queda mucho recorrido para que las empresas y la sociedad la vean como una modalidad al nivel de la universidad, que a día de hoy lo es”.

En su discurso de graduación, la madrina de los recién titulados les invitó a convertirse en embajadores de la Formación Profesional. “Vosotros sois el presente, pero también sois el futuro de mucha gente. De vuestro desempeño dependen mucho el prestigio de la formación profesional”. Por supuesto, les recordó que no terminaba allí su formación. “En un mundo tan cambiante como éste, vais a tener que seguir formándoos toda la vida. Y si lo que habéis elegido no os gusta podéis cambiarlo las veces que queráis. Siempre y cuando mantengáis la motivación y la ilusión que tenéis en este momento. Con eso podréis diseñar la historia de vida que vosotros queráis tener”.

Tras el discurso de la madrina, Silvia Robador se dirigió emocionada a su primera promoción de Formación Profesional. En el que calificó como el discurso más difícil de su vida profesional solo pudo dar las gracias por los momentos compartidos.

Robador agradeció al alumnado por haber confiado en el Instituto Nebrija, “por su esfuerzo e implicación” de cuyo resultado brota una celebración como la del pasado viernes. No se olvidó de los padres y amigos, por su presencia y por haberles “acompañado y apoyado en el proceso formativo”.

También tuvo palabras de agradecimiento para el profesorado y el personal de administración, pero el instante más emotivo llegó cuando la directora se acordó del momento más duro del curso. “Desgraciadamente, este año hemos sufrido la perdida de uno de nuestros alumnos, Javier Lahoz, y no queremos dejar de recordarlo hoy también. Siempre seguirá vivo y presente en nuestra memoria y en nuestros corazones”.

“Siempre seréis mis niños y mis niñas”

Silvia Robador se dirigió a los graduados y graduadas, que siempre serán sus niños y sus niñas. “¿Recordáis cuando el primer día os dije que se os iba a hacer muy corto este periodo y no me creíais? A mí se me ha hecho demasiado corto. Casi ni os reconozco del cambio que habéis experimentado. Espero que llevéis con orgullo el ser egresados del Instituto Nebrija y el haber estudiado Formación Profesional, porque vosotros seréis nuestros mejores embajadores”, señaló.

Robador aprovechó su discurso para recordarles que, aunque finalizaban el Grado Superior, deben considerar el Instituto como su casa y a todos sus profesionales, como una segunda familia. “Hemos querido simbolizarlo a través de un árbol de huellas en el que espero dejéis la vuestra con pintura para que podamos verla cada día, al igual que recordaremos la marca personal que habéis dejado en nosotros”.

La emotiva disertación de la directora finalizó con la dedicatoria que uno de los alumnos ofreció a uno de sus profesores en el proyecto final de grado. “Pero en especial, quiero agradecértelo a ti. Sin saberlo, has cogido a un chico que había perdido la ilusión y le has mostrado, con ese gran corazón que tienes, un mundo que ahora le apasiona y tiene muchas ganas de explorar. Me has dado una vida, jamás lo voy a olvidar”.

El momento más esperado de la graduación

Poco más se puede decir. O sí. Pablo Lanaquera, como representante de los alumnos de Administración y Finanzas; Fran Albiar, portavoz del Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, y Paula Sanz, delegada del Grado Superior de Marketing y Publicidad, subieron al estrado para recordar cómo han vivido estos dos años de formación. Entre agradecimientos y chascarrillos de clase los tres coincidieron en lo corto que se les ha hecho un viaje que comenzó hace dos años rodeado de incertidumbre e inseguridades. Un chasquido y llega la graduación.

Entre discurso y discurso, por fin llegó el momento más esperado de la velada, la imposición de las becas. Uno a uno, los alumnos subieron al estrado para que sus tutores les colocaran la beca roja nebrisense.

Ángeles Guisado subió al estrado para dar un discurso en representación del claustro de profesores. Emocionada, como todos los asistentes, ella también hizo hincapié en el paso del tiempo y en las miradas de los alumnos y alumnas durante sus primeros días.

Guisado recordó grandes momentos como “el 3DOM, las visitas a la Asamblea o al Supremo y esas tardes en la terraza de al lado que nos han permitido unir lazos más allá del aula”. Les prometió atesorar esos recuerdos en su memoria para siempre. “Soy una promoción muy especial. Habéis sido muy generosos dejando que los profesores seamos algo más y eso es el mayor privilegio que puede tener un profesor”, subrayó.

Paula San Luis recibe el I Premio del Instituto Nebrija.

I Premio del Instituto Nebrija de Formación Profesional

Todo fue nuevo en esta graduación. De ahí que, tras el discurso de Guisado, la directora procedió a entregar el I Premio del Instituto Nebrija de Formación Profesional. Un galardón creado para reconocer la labor de apoyo y fomento de la Formación Profesional de entidades y profesionales. “Ha sido diseñado por los alumnos del área de Informática. Además, se ha impreso en la Facultad Politécnica como símbolo de la importancia de los verdaderos protagonistas, el alumnado, y de la necesidad de estrechar los lazos entre Formación Profesional y Universidad”, apuntó.

En esta primera edición, el galardón fue para CaixaBank Dualiza. Con él, el Instituto Nebrija ha querido reconocer y premiar la labor de una entidad que, desde el 2016, tiene entre sus fines el fomento de la formación profesional, la formación dual y la formación continua. Recogió el premio la madrina de la promoción Paula San Luis.

Nuevos grados para el curso 24-25

La ceremonia de graduación continuó con unas palabras de Juan Antonio Escarabajal, director General de Institutos Nebrija, que renovó públicamente el compromiso del grupo educativo con la Formación Profesional. “En el curso 24-25 abriremos una línea de cursos superiores y grado medio en el área de salud. En sucesivos años esta iniciativa se ampliará a grados duales. Renovamos también nuestra apuesta por la internacionalización. Se concretará en el curso que viene. Algunos estudiantes de Nebrjia ampliarán sus estudios en Canadá, de manera que obtendrán una doble titulación internacional”, reveló.

José Muñiz, rector de la Universidad Nebrija, clausuró la graduación con un discurso en el que tiró de humor. Le pidió a ChatGPT que le escribiera una parte de su alegato. Además, recordó a los alumnos la importancia de no perder las ganas de seguir aprendiendo, la curiosidad intelectual, la preocupación por los demás, el carácter, la valentía, la responsabilidad, la iniciativa, la tenacidad y el trabajo en equipo. “En resumen, la marca humana característica de Nebrija. Porque para tener éxito en la profesión hay que dominar el campo en el que uno trabaja, pero con eso no es suficiente, hay que añadir otros valores”.

Trabajo duro, constancia y humildad

Destrezas que resumió y asoció a figuras como Lao-Tse, Gandhi, Teresa de Calcuta, Baltasar Gracián, Bill Gates, Steve Jobs, Ralph Waldo Emerson Robert McNamara o Amancio Ortega. A estos nombres asoció la paciencia, la humildad, la sencillez, la gratitud, el trabajo duro, el aprecio a los detalles, la constancia, el amor y la inteligencia emocional”.

Muñiz, tras resaltar la importancia del V Centenario del fallecimiento de Antonio de Nebrija enumeró los títulos que, al finalizar la velada, se llevarían los estudiantes: el académico, la pertenencia a la familia Nebrija y la condición de embajadores del Instituto.

Por primera vez en la historia del Instituto sonó la melodía del Gaudeamos Igitur. Tras sus notas, el salón de actos del campus de Arturo Soria se fue vaciando en orden. Primero, el claustro; detrás, los alumnos, y por último, las familias. Todos juntos disfrutaron de un vino español en el patio del edificio.

Prácticas de FP, la primera inmersión laboral

Sin duda, la realidad del mercado laboral nada tiene que ver con la experiencia académica. A punto de graduarse, los alumnos del Instituto Nebrija de FP son conscientes de que ese primer trabajo será la oportunidad para demostrar la formación que han adquirido y el momento de llevarlos a la práctica. Los estudios del grado superior de FP incluyen un módulo profesional de formación en centros de trabajo (FCT). Son prácticas en empresas que deben realizar obligatoriamente para para obtener el título correspondiente. Consideradas una asignatura más, ofrecen al alumnado la oportunidad de vivir su primera inmersión laboral.

Este año, dos de nuestros estudiantes de Administración y Finanzas, Diego Medrano y Sergio Puras, han trabajado como becarios en Atisa, una empresa que nació hace 40 años con una clara vocación de servicio al cliente. “Este tiempo de prácticas se me ha hecho muy corto, me quedo con los compañeros que he conocido y con la cantidad de conocimientos que hemos adquirido en poco tiempo. Puedes ver y aplicar todo lo que has aprendido en el instituto”, señala Diego Medrano. Para Sergio Puras lo más importante que se lleva de Atisa es el “aprendizaje del trabajo en equipo”, que es toda una seña de identidad de la empresa.

Proceso de selección exigente

Desde aquel pequeño despacho de Torrejón de Ardoz en el que se reunieron cinco jóvenes hasta hoy Atisa ha crecido conectando las mejores soluciones de Consultoría, Outsourcing de Recursos Humanos, Outsourcing Financiero, Derecho y Servicios de IT. Hoy entre sus paredes trabajan más de 200 personas con perfiles multidisciplinares, capaces de aportar valor a través de las mejores soluciones de consultoría y externalización de procesos de negocio.

Diego Medrano y Sergio Puras superaron un proceso de selección muy exigente y peculiar. “Tenemos unas becas que se llaman Activate. Invertimos en los procesos de selección porque lo hacemos con la idea de que al terminar sus prácticas se queden con nosotros”, confiesa Raquel Blasco, técnica de Gestión del Talento en Atisa.

Este año Atisa ha acogido a 39 becarios en las diferentes secciones de la empresa. Para llegar a las prácticas tuvieron que superar tres procesos. “Una dinámica virtual, otra presencial y la entrevista final. Además de las competencias, buscamos gente con flexibilidad, dinamismo, colaboración, corresponsabilidad, innovadora y organizativa. Todo esto se detecta en las pruebas. La presencial los deja muy descolocados. Tienen que construir en equipo una torre con piezas de lego y para ello cuenta con media hora de planificación. No te puedes imaginar lo que se traduce de las reacciones en esos momentos”.

Aprendizaje en tiempo real

Entrar en la sede central de Atisa es como hacerlo en cualquier sede de Silicon Valley. Además de las oficinas, los trabajadores cuentan en el sótano con un rincón para desentumecerse con futbolín incluido. Un auditorio en el que celebran reuniones corporativas, fiestas temáticas y las galas del Atiday, que no son más que las fiestas en la que los trabajadores conocen las novedades, la marcha de la empresa y en las que se entregan los premios a los mejores trabajadores de los departamentos.

Para Sergio y para Diego la de Atisa ha sido una experiencia enriquecedora, tanto como su paso por el Instituto. A punto de graduarse, Diego se queda con la relación que ha alimentado en estos dos años con los profesores. “Se adaptan a cada perfil del alumno y buscan los puntos en los que tienes que crecer más”. Sergio define esa relación como algo familiar. “En la que se trabaja el grupo y que aprendamos a trabajar juntos”.

Han sido dos años muy intensos, en unos días, cada uno cogerá su camino personal. Unos seguirán estudiando, otros se lanzarán al mercado laboral, pero, con seguridad, todos se acordarán de sus años en el Instituto Nebrija de FP.

El Instituto Nebrija, primer centro de FP que forma parte del Club de Creativos

El Instituto Nebrija de FP ha firmado un acuerdo con el Club de Creativos mediante el cual se convierte en el primer centro de formación profesional que forma parte de esta organización sin ánimo de lucro como Socio Formador.

El Club de Creativos es una entidad que surgió en 1999 con la intención de mejorar la calidad del trabajo creativo en España, defender la creatividad como la herramienta más poderosa para el crecimiento de los negocios y para lograr la unión de los profesionales del sector en favor de la educación y la formación. Es la única organización de su género que existe actualmente en España.

Gracias a este acuerdo, los alumnos podrán participar en distintos concursos a nivel nacional y asistir presencialmente a las charlas que suele organizar el Club de Creativos sobre temas relacionados con la publicidad y la creatividad.

Socios estudiantes

Además, tendrán la posibilidad de ser socios estudiantes y podrán colaborar como voluntarios en los Premios Nacionales de Creatividad que se celebran en San Sebastián cada año a finales de marzo. Y por supuesto, conocerán de primera mano la mejor publicidad que se hace en nuestro país y las agencias que hay detrás.

“Este acuerdo nos permite diferenciarnos frente al resto de centros de formación profesional con Grado en Publicidad y Marketing y posicionarnos como un centro que apuesta por la publicidad, la estrategia y a creatividad», afirma Javier Díaz-Masa, coordinador del Grado Superior de FP de Marketing y Publicidad

Por otro lado, ofrecerá a los alumnos una visión más global de este sector. «Además, nos propicia ser visibles ante todos los socios del Club de Creativos, formado principalmente por las agencias más punteras de España, con el fin de que conozcan la excelente formación de nuestros alumnos y cuenten con ellos a la hora de buscar jóvenes para realizar prácticas en sus empresas», concluye Díaz-Masa.

Nebrija's Adventure

‘Nebrija’s Adventure’, un videojuego creado por los alumnos de primero de DAM

Acababan de estrenar estudios. No se conocían de nada, salvo de verse en las primeras clases del Grado Superior de FP de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma (DAM), pero no les importó. Cuando Antonio Otero, coordinador de los grados de Informática, les planteó el reto de crear un juego para conmemorar el V Centenario de Nebrija no lo duraron. Ni siquiera les echó para atrás su desconocimiento de las herramientas necesarias para comenzar a caminar. Cuando hay ganas, ilusión y brío nada frena tu camino. Ellos lo consiguieron y acaban de presentar el primer proyecto de Nebrija Solidarios, un videojuego al que han bautizado Nebrija’s Adventure.

Se trata de un juego digital en el que quien maneja los mandos toma el papel de un héroe anónimo cuyo objetivo es salvar la Tierra de una amenaza inminente. Para ello deberá viajar al pasado, pero en este periplo espacio temporal su memoria sufrirá graves lagunas. Durante el transcurso del juego, el protagonista deberá recordar su propósito cumplimentando retos para los que contará con el apoyo de diferentes personajes y la inestimable ayuda de Antonio de Nebrija.

Todo arrancó cuando los alumnos de 1º de DAM llevaban dos meses de clases. No más. Aceptaron el reto 15 estudiantes, entre los que se encuentran solo dos chicas. “lamentablemente, la brecha de género en estos grados de FP todavía es enorme, pero las que vienen siempre destacan”, confiesa Otero. Juntos comenzaron a dar los primeros pasos. 

Lecciones de Unity

Pablo Hermida, que conocía un poco el manejo de Unity, se erigió como jefe de proyecto. “Lo primero que hicimos fue aprender a manejar Unity. Yo les di unas lecciones. La verdad es que fue duro, porque teníamos que asistir a nuestras clases de DAM y luego estudiar para poder manejar los programas necesarios para crear Nebrija’s Adventure. Nos tuvimos que aplicar mucho y, en cierto modo, ser un poco autodidactas”, explica.

Antes de las vacaciones de Navidad, cuando solo llevaban tres meses de clases, el grupo ya estaba establecido y se dividió por departamentos. “Tiramos de las habilidades de cada uno”, matiza. Hugo López Fernández se convirtió en el jefe del departamento de Guion. Con él han trabajado en la historia de Nebrija’s Adventure: Alonso Calleja, Daniel Martínez y Juan David Nova. La programación recayó sobre los hombros de Diego Arroyo y bajo su mando trabajaron José Javier Suárez, Pablo Hermida (jefe de proyecto) y Hugo López (jefe de guion). La jefatura de diseño ha sido una bicefalia entre Luis A. Luengo y Álvaro Diago de Aguilar, bajo cuyo mando han estado Luna Arteaga; Verónica de Antonio Filippova, Jaime González y Jesús Sánchez. Por último, el sonido ha sido cosa de dos. Javier Pardo como jefe de departamento y Johannes Isturiz.

Por primera vez en su vida han pasado de alumnos a trabajadores y, por supuesto, han tenido que bregar con la procastinación, con la irresponsabilidad a la hora de cumplir objetivos y con todos los problemas que surgen a diario en el mercado laboral. “Pero lo hemos atajado a tiempo. En cuanto hemos detectado los problemas nos hemos reunido y lo hemos solucionado”.

Mientras los técnicos iban avanzando con las tripas del juego, el equipo de guionistas comenzó una labor de documentación sobre la vida de Nebrija. “Hemos leído artículos sobre su vida, biografías y hemos buscado curiosidades de su vida para incluirlas en el juego. A pesar de ser una historia de ciencia ficción, teníamos como premisa el personaje de Nebrija para celebrar el V aniversario de su muerte”, subraya Hugo López.

Por supuesto, a esas alturas, el grupo de diseñadores ya estaba creando bocetos de los personajes de Nebrija’s Adventure. Han sido cuatro meses de intenso trabajo, pero al final, los chicos de 1º consiguieron terminar todo en la fecha prevista. “Incluso lo hemos adaptado para diferentes plataformas, algo que en un principio no estaba previsto”, añade Pablo Hermida.

Nebrija’s Adventure, primer proyecto solidario

“El objetivo de un proyecto como Nebrija Solidarios es motivar a los alumnos y conseguir que salgan con un grado diferenciador que pueda destacar en su currículo”, aclara Otero. “Nebrija’s Adventure forma parte de este proyecto de larga duración que ya tiene en capilla tres propósitos más: un juego para niños enfermos de cáncer, una aplicación para trabajar las necesidades de los menores con Síndrome de Down y un campus virtual”, recalca Otero.

A Pablo le encantaría que el próximo fuera el del campus virtual, “el del metaverso”, confiesa sin titubear. El caso es que Nebrija Solidarios es un proyecto que nace con una clara vocación solidaria y el que más papeletas tiene para ser el segundo en ver la luz es “la aplicación destinada a entretener a los menores enfermos de cáncer”, confiesa el profesor.

Alto nivel de empleabilidad

No cabe duda de que la FP está de moda y grados como DAM o DAW (Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma y Web) son de los más solicitados porque su nivel de empleabilidad es enorme. “Llevo 25 años en esto y no tengo un alumno en paro. Este sector vive en una constante evolución, hay que estar siempre al día. No da tiempo a que se cree una burbuja”.

Los alumnos llegan a las aulas informáticas por la empleabilidad o porque era su plan B. “Yo quería ser actriz, pero como esto también me gustaba decidí estudiar DAM y cuando ya esté trabajando intentaré lo de ser actriz”. Luis Luengo soñaba con ser político. “Entré en Políticas en la Complutense, pero no me gustó el ambiente. Lo dejé, pero no es algo que haya descartado. Algún día seré político”, vaticina. Alonso Calleja quería estudiar Historia. “Mis padres me dijeron que iba a ser un muerto de hambre así que opté por mi segunda opción y no me arrepiento. Me gusta mucho”.

Al final, al plan B y a las ansias de empleabilidad, siempre hay que sumarle lo más importante: la vocación. Porque sin vocación, sin que te guste manejar las tripas de un ordenador, si no te apasiona programar o crear una aplicación resulta casi imposible alcanzar la excelencia necesaria para saltar al mercado laboral.

Abroñigal

El Abroñigal, de arroyo fronterizo a terminal logística ferroviaria

En el punto en el que la M-30 brota del subsuelo, a la altura de Méndez Álvaro surge entre el descampado una inmensa terminal ferroviaria abrazada por cientos de contenedores multicolor. Nada emerge al azar. Ese lego de contenedores recibe a diario la visita de miles de camiones. Lo que pocos saben es que allí recalan un buen número de trenes cargados de las mercancías que compramos por Internet. Estamos en la terminación logística ferroviaria de Abroñigal. Un nombre heredado del antiguo afluente del Manzanares, un arroyo que en su día fue el límite natural de Madrid por el Este.

Los alumnos de Comercio Internacional han visitado esta semana el Centro Logístico Ferroviario de Madrid-Abroñigal. Durante todo el paseo estuvieron acompañados por Juan María García, director del Centro Logístico de Adif. Él fue el responsable de guiarlos durante todo el recorrido. Se encargó de hacer las veces de cicerone y explicó a los alumnos cómo es todo el ordenamiento y la estructura operativa de la terminal ferroviaria de Abroñigal. 

El grupo tuvo la oportunidad de ver en funcionamiento las grúas pórtico, las móviles y el material motor ferroviario. Todo, mientras transitaban por el impresionante espacio dedicado a los contenedores de esta estación intermodal.

Como el astillero de un embarcadero, el centro logístico de Abroñigal es lo más parecido a una terminal portuaria en donde se almacenan los contenedores de mercancía. Solo que allí llegan en tren.

Madrid-Yiwo desde Abroñigal

La terminal ferroviaria de Abroñigal fue inaugurada en 1974 y, cuarenta años después, en 2014 se inauguró la línea Madrid-Yiwo, el recorrido más largo del mundo, que parte de esa estación para llegar a la ciudad china de Yiwo en un recorrido de 13.052 kilómetros de distancia.

El grupo de alumnos estuvo acompañado por Rafael Santiago Orti, profesor de Logística de Almacenamiento y por Raquel Arrabal, coordinadora del grado. “Ha sido muy instructivo para los alumnos conocer la terminal ferroviaria de Abroñigal, además de comprobar in situ lo que supone poner en práctica un proceso logístico de este nivel”, explicó Rafael Santiago.

Por su parte, Abel Román, delegado del curso, destacó las explicaciones del director del Centro Logístico de Adif sobre los tipos de contenedores y sus usos. “A mí me ha impresionado la organización del proceso de carga y descarga”, señaló su compañero Javier Merchán. “A pesar del calor, ha sido una visita increíble”, añadió tajante Diana Sánchez.

Lo cierto es que entre tanta organización también hubo momentos para la nostalgia, sobre todo cuando pasaron por la vía del Tren de la fresa, un ferrocarril de época que circula los fines de semana de primavera y otoño. El convoy ofrece un viaje en el tiempo y el espacio, para rememorar el recorrido del primer ferrocarril de la Comunidad de Madrid. Aquel que se construyó en 1851 por indicación de Isabel II para unir la capital con el Palacio Real de Aranjuez.

Desde el Instituto Nebrija de FP damos las gracias a todos aquellos que han hecho posible esta nueva experiencia de COI.